Thursday, March 16, 2006

Mercados e Ideologías I: Bolivia y Colombia

La reciente visita del presidente colombiano, Alvaro Uribe a Bolivia ha tenido una consecuencia funesta: fortalezer la ciega ideología masista de que los mercados son malos y los tratados de libre comercio son "instrumentos de dominación." Obviamente, los planteamientos pragmáticos, tanto públicamente como a puerta cerrada, del mandatario colombiano no sonaron bien con los transnochados directores actuales de la economía boliviana. Uribe incluso ofreció orquestar una negociación tripartita entre Colombia, Bolivia y EE.UU. donde se pueda generar un TLC favorable a los intereses del país y aceptable para los intereses comerciales de los involucrados. La respuesta de Morales, una rotunda negativa.

Al igual que nuestro país, Colombia exhibe un desarrollo económico frustrado por la existencia de un número limitado de productos no extractivos y la inestabilidad generada por el tráfico de drogas. Aún así, las administraciones colombianas han sabido generar un "modelo de desarrollo económico propio", liberal y facilitador de la inversión extranjera, donde la ideología no pesa sobre las decisiones económicas.

Con la asunción al gobierno del MAS, el absoluto opuesto se ha hecho regla: De plano, Morales y su gobierno descartan un Tratado de Libre Comercio con EE.UU. El confundido análisis de Morales hace un ejemplo del caso de la soya boliviana que actualmente se exporta a Colombia. Arguye que con la aceptación del TLC por parte de Colombia -inminente- Bolivia perderá un importante mercado tras el ingreso de producto norteamericano. La gracia es que García Linera también se manifestó al respecto, aduciendo que "confia que la administración de Bush se inclinará a no afectar la producción boliviana". Linera olvida que a diferencia de nuestro país, EE.UU. prefiere dejar las ideologías de lado a la hora de conseguir nuevos mercados. Obviamente poco o nada podra hacer la administración boliviana actual para prevenir el ingreso de soya y productos derivados estadounidenses a Colombia, ya que estos productos ingresarán gracias al TLC entre esos dos países.

Con las preferencias arancelarias aplicadas entre EE.UU y Colombia, Bolivia puede despedirse del mercado colombiano a partir del 2007, porque claro, nosotros no tenemos TLC.

La soya no es el único producto boliviano que se verá afectado por la expiración del ATPDEA y la no negociación del TLC. En la actualidad, nuestro país exporta $265 millones anuales a EE.UU. en productos liberados de aranceles, y esto solamente gracias al esfuerzo de unas decenas de empresas privadas, que no solo tienen que vencer las dificultades de una producción eficiente y competitiva sino las trabas impuestas por el sistema al exportador.

Y que ofrece el gobierno MASista al exportador boliviano? hasta ahora nada, pues lo único que ha translucido es que el gobierno de planteará un "Tratado de Comercio de los Pueblos", de desconocidas proyecciones pero decididamente tendiente a perpetuar el proteccionismo boliviano. Pareciera que Evo Morales piensa que ponerle palabritas populacheras a cualquier concepto o idea puede remplazar al raciocinio. En la próxima entrega: una exploración más detallada del "TCP".

________
New Rule: Two posts in English, one in Spanish, I got to keep up with my promise of supporting multi-lingualism (without butchering languages anyway).
Read More: "El desarrollo social es la única ideología de la region" Interview with Alvaro Uribe.

, ,,.

3 comments:

federico said...

tal vez no entiendo muy bien, como nos ayudaría un tratado con EEUU a resolver el problema de ventas de soya a Colombia?

en todo caso la soya Gringa invadiría hasta nuestro propio mercado

Jonathan said...

El TLC propuesto entre USA y Bolivia tendría que incluir una provisión de que compañías de EE.UU no puedan vender su soya en ciertos mercados actualmente ocupados por la soya boliviana (como ser Colombia y obviamente nuestro propio país), en retribución Bolivia no podría vender su soya a países copados por EE.UU. (y a EE.UU.)

Al no existir esta condición, a Colombia le queda escoger entre los productos de ambos países, uno -el de EE.UU.- que no paga impuestos y es por tanto más barato y otro -el de Bolivia- que es más caro por que tiene que pagar aranceles.

Sin ir en más detalle (por ejemplo diferencias de "calidad"), solo decirte que la denominación "libre comercio" es un poco erronea ya que en realidad es un juego de proteccionismo selectivo. Los que desconocen del tema o de como son redactados estos tratados tienden a hacer generalizaciones muy abstractas y descartarlos de plano, ahí esta el error.

federico said...

bien, quizá me equivoco pero es q a mi me parece que EEUU no aceptaría tales condiciones en relación a terceros, especialmente en el tema agro.

en fin será interesante conocer y debatir los parámetros del TCP más allá del discurso poco estructurado de Evo.

salud